<Ver todos los recursos
Consejo

Muéstrame que me amas, cuéntame una historia

Utilice el poder de la hora del cuento para fortalecer su conexión con su hijo.

¿Recuerda ese momento tan preciado de compartir una historia con su hijo? Se sintió genial, ¿no? Eso es porque la narración crea una intimidad que es difícil de capturar con la mayoría de las otras actividades. Su superpoder es la relación entre el narrador y el oyente.

Icono decorativo
¿Por qué es esto importante?
use la narración para vincularse con su hijo. Crea apegos y confianza.

“Cuéntame una historia” no es solo la forma en que un niño pide atención, es una solicitud para una relación. La narración construye accesorio, creando un vínculo de cercanía y confianza que pasa del narrador al oyente. Ese es el valor real (no solo las palabras que se comparten) que se transmite de humano a humano, de padre a hijo. 

Hay aún más conclusiones. Escuchar una historia ayuda a las personas a concentrarse, recordar información, desarrollar empatíay navegar por algunos de los desafíos de la vida. Cuando la historia trata sobre personas y situaciones reales, también puede darle al niño un sentido de dirección sobre cómo resolver una situación personal. ¿A qué niño no le encanta escuchar historias de la vida real, especialmente cuando se trata de la familia? Esos son los que ellos recordarlo el mas largo.

Icono decorativo
La ciencia detrás de esto.

Compartir historias, ya sean leídas o habladas, genera otros enormes beneficios.  La lectura para un niño, solo veinte minutos al día promueve el desarrollo del cerebro, expande las habilidades auditivas, desarrolla la alfabetización y eleva el rendimiento académico. De acuerdo a un estudio, los niños a los que se les leen libros desarrollan habilidades lingüísticas más complejas. Aquellos que escuchan historias habladas demuestran una mejor comprensión de la historia. Entonces, es una situación en la que todos ganan.

Icono decorativo
La próxima vez que su hijo le pida una historia, pruebe una de estas ideas.
Ve a por ello

Esta vez no se trata de calidad, se trata de cantidad. Muéstrale a tu hijo que materia tomándose unos minutos para sentarse juntos y contar una historia. No tiene por qué ser una aventura increíble. Siga el ejemplo de su hijo. ¿Hay algo que sucedió durante el día que puedas tejer en un cuento? Tu perspectiva única te convierte en un narrador magistral. ¿Quién conoce a su hijo mejor que usted?

Muestra tu lado suave

A los niños les encanta escuchar sobre momentos embarazosos. Diles el tuyo. Dejar que tu hijo vea tu vulnerabilidad hace que sea seguro que te cuenten las suyas.

Voltealo

Involucre a su hijo en la narración haciendo una pausa y preguntándole, ¿qué cree que sucederá después? ¿Por qué crees que la historia fue en esa dirección? Dé a los niños el control de la historia y sugiérales que completen los puntos de acción y desarrollen finales alternativos. Esto les da agencia, les ayuda a pensar en resoluciones para situaciones y les permite brillar su creatividad.

Ser un oyente

Escuchar las historias de sus hijos le da una ventana a su mundo. Puede revelar su comprensión de los acontecimientos de la vida y abrirse más profundamente. conversaciones sobre lo que les preocupa.

Icono decorativo

"Si está tratando de involucrar, influir, enseñar o inspirar a otros, debe contar o escuchar una historia y alentar a los demás a contar una historia con usted".
-Lani Peterson, narradora profesional y psicóloga

Dilo nuevamente

A los niños les encanta escuchar lo mismo historia una y otra vez. Agregar elementos adicionales e incorporar la experiencia de vida y el entorno de su hijo les demuestra que está prestando atención.

Da un paso más con un poco de juego

Una buena historia puede llevar a play como un niño no quiere que termine. Tu historia es el marco que utilizarán para explorar sus imaginación. Ampliarán la historia, la personalizarán y la embellecerán.

La narración ha sido parte integral de todas las culturas desde mucho antes de que se imprimiera el primer libro. Los científicos dedicados a más de setenta años de de investigación han determinado que es importante en la forma en que pensamos, hablamos y encontramos propósito en nuestras vidas. Ya sea que se siente alrededor de una fogata como nuestros antepasados ​​hace mucho tiempo o se reúna en un dormitorio, contar historias puede convertirse en parte de su familia. historia y un recuerdo para los años venideros.